#ATACAN A #BALAZOS A #DESPLAZADOS DE #GUERRERO QUE VOLVÍAN A SU CASA

#ATACAN A #BALAZOS A #DESPLAZADOS DE #GUERRERO QUE VOLVÍAN A SU CASA

Leonardo Bravo, Gro. Alrededor de mil 800 desplazados de 11 comunidades de los municipios de Leonardo Bravo y Eduardo Neri fueron atacados a balazos por sujetos que portaban fusiles AK-47 cuando regresaban en caravana a sus poblados la tarde de este sábado, escoltados por elementos del Ejército Mexicano y Policía estatal, luego de una incursión armada a sus comunidades el pasado 11 de noviembre.

Alrededor de las 14:10 horas, a dos kilómetros del poblado de Los Morros, en este municipio, civiles armados realizaron disparos contra la caravana, la cual encabezaban los elementos castrenses y policías estatales, así como un grupo de 15 reporteros, quienes se lanzaron al piso al escuchar las detonaciones.

Atrás del contingente de comunicadores iban el subsecretario de Asuntos Políticos del gobierno estatal, Martín Maldonado; Hipólito Lugo Cortés, coordinador en Guerrero de la oficina de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; el alcalde de Leonardo Bravo, Ismael Cástulo Guzmán, entre otros.

Antes del mediodía, unos 70 vehículos, entre camionetas y automóviles compactos, partieron de Chichihualco, cabecera municipal de Leonardo Bravo, rumbo al pueblo de Los Morros, resguardados por los elementos castrenses y estatales, junto con autoridades y reporteros.

Las familias pretendían regresar a sus comunidades de las que salieron el 11 de noviembre tras la incursión de 3 mil integrantes del Frente de Policías del Estado de Guerrero (FPEG), que se enfrentaron a unos cien sujetos armados en el poblado de Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, con el propósito, dijeron, de restablecer la seguridad en las comunidades asoladas por la inseguridad y la violencia.

En esa ocasión hubo siete personas muertas, varios heridos, 20 casas baleadas, una de ellas incendiada, y alrededor de 30 vehículos tiroteados. Humberto Moreno Catalán, coordinador de la Policía Comunitaria de Heliodoro Castillo, explicó que “la toma de esa comunidad fue con el propósito de pacificarla y de lograr el libre tránsito”, por lo que las familias condicionaron su retorno siempre y cuando el Ejército y la Policía estatal instalaran retenes desde Filo de Caballos hasta Casa Verde, comunidad del municipio de Eduardo Neri, de lo contrario, habían advertido, se trasladarían a Chilpancingo, capital del estado.

Al respecto, Cástulo Guzmán explicó que el acuerdo al que llegaron el representante del gobierno estatal, Martín Maldonado, con los integrantes del FPEG, fue que se permitiría el regreso de los desplazados a sus comunidades.

Por más de dos horas la caravana recorrió 22 kilómetros de terracería y otros 10 de pavimento para llegar a Los Morros, donde se quedaron los primeros grupos. Ahí se acordó trasladarse al poblado de Campo de Aviación, y después a Filo de Caballos –los tres poblados pertenecen a Leonardo Bravo– para que el resto de desplazados llegara a sus lugares de origen.

Cuando la caravana, integrada por unos ocho vehículos salía de Los Morros, encabezada por los militares y policías estatales, así como por 15 reporteros de distintos medios que viajaban en tres unidades, civiles armados vestidos de verde olivo realizaron por lo menos 30 detonaciones; los comunicadores salieron de sus vehíclos y se tiraron al piso. Incluso, los reporteros fueron los que dieron aviso al resto de la caravana sobre el ataque a balazos, por lo que funcionarios y desplazados pusieron reversa en sus vehículos y regresaron al poblado de Los Morros.

Los comunicadores continuaron el trayecto detrás de los unidades militares y estatales; en los cerros los sujetos armados vigilaban mientras un oficial les gritaba: ¡Ya bajense!, pero no hicieron caso.

Finalmente, una camioneta de la policía estatal regresó a la comunidad de Los Morros, y uno de lo agentes declaró: “Los señores (civiles armados) nos dijeron que quieren dialogar con el representante del gobierno estatal (Martín Maldonado)”.

El subsecretario Maldonado se trasladó al sitio elegido por los civiles armados, cerca del poblado Campo de Aviación. Al cierre de esta edición se desconocía a qué acuerdo llegaron ambas partes.

Horas después de lo acontecido, el Grupo de Coordinación Guerrero informó del ataque: “Mientras transitaba la caravana de desplazados que escoltan elementos de la policía del estado, apoyados por personal de la 35 Zona Militar, se escucharon detonaciones de arma de fuego al aire desde los cerros aledaños a la comunidad de Los Morros”.

En un comunicado precisó que “la policía del estado y el Ejército Mexicano subieron al monte, realizaron un amplio reconocimiento en la zona y no encontraron a ninguna persona, por lo que continuaron con la ruta y ya se encuentran en Filo de Caballos (municipio de Leonardo Bravo).”

Agregó que “Martín Maldonado dialoga con comunitarios para que respeten lo acordado en las negociaciones y permitan el regreso de las familias desplazadas”.

(jornada.com.mx)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s