#Opinión:

BAJO LA ROSA
Por: Jorge A. Rosas.

En la antigua Roma, cuando había una reunión y en la puerta de la entrada se colgaba una rosa, los temas tratados eran confidenciales. (sub rosae).

La “mafia de la ciencia” y la Cuarta Transformación.
HijasdelaMX; bienvenidas todas las voces.
A lo largo de 18 años, en campaña, el discurso de Andrés Manuel López Obrador se plagó de simbolismos y verbos claves que permitieron que el electorado hiciera una catarsis en día de la jornada electoral lo que le valió el voto mayoritario de quienes acudieron a las urnas.
En muchos de los discursos que el hoy presidente constitucional realizó en plazas públicas y mítines, así como en sus planteamientos ante la prensa abordó el tema del apoyo al impulso de la ciencia y la tecnología y afirmó que como nunca se darían condiciones para fortalecer este sector, lo que también logró que un importante sector de investigadores, científicos y docentes respaldaran en las urnas su proyecto de nación.
Pero días previos a iniciar su mandato presidencial, aún en plena transición, la luna de miel empezó a tener sus primeros avisos amargos cuando se hizo pública una carta fechada el 24 de septiembre y firmada por María Elena Álvarez-Buylla Roces, en ese entonces, simple propuesta para ocupar la titularidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), quien solicitó al entonces titular de dicho organismo, suspender “toda convocatoria abierta que pudiera afectar o comprometer recursos presupuestarios para el ejercicio 2019.
El tema no paró allí, ya que más allá de que aún no tenía atribuciones para hacer dicha solicitud, la hoy titular del CONACyT mostró su inexperiencia al quejarse amargamente de la “filtración” de dicha carta.
Ante ello, el entonces presidente electo salió al paso y aseguró que como nunca habría apoyo a la ciencia y la tecnología, pero la propuesta de presupuesto que presentó ante la Cámara de Diputados dijo exactamente todo lo contrario al presentar un recorte de casi 13% de los recursos que anualmente recibía el CONACyT.
Eso valió el primer rompimiento, por lo que varias voces de investigadores, científicos, maestros, alumnos y becarios se hicieron escuchar.
Pero el hilo siguió cuando en redes y luego en medios de comunicación dieron cuenta, en primera instancia, del caso de David Alexir Ledesma, quien trabajaba en el área de Comunicación de dicho organismo, más tarde fue el de Edith Arrieta, subdirectora de la Comisión Intersecretarial de Biodiversidad de los Organismos Genéticamente Modificados, quien no contaba con el perfil para ocupar el cargo, y cuyo caso fue cuestionado directamente al presidente en sus famosas conferencias de prensa.
Eso sin duda, provocó el enojo del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien fiel a su estilo salió a declarar: “hay toda una campaña y es importante ventilarlo, están muy molestos algunos del Conacyt, hay mafias en todo, hasta en la ciencia, porque tenían sueldos elevadísimos y tampoco tenían tanto nivel académico, entonces se sienten desplazados.”
El presidente volvía a intentar así hacer lo que generalmente le sale mejor: simplificar el discurso y polarizar el tema a los buenos y los malos que no quieren que las cosas cambien y que no tiene otra razón que vivir de las prebendas que siempre han tenido.
Andrés Manuel hizo lo que mejor le ha salido en estos primeros meses de gobierno, a través de su discurso se cobija en el amplio respaldo social de los “30 millones de mexicanos” que decidieron decir basta a un régimen de opresión y maldad, recurrió al lenguaje de los malos, de las mafias, de que aquellos que cuestionan sus decisiones son quienes no quieren un cambio por el que la mayoría de quienes acudieron a votar se decidió, acusa a la prensa de fifí y desde su “atril” también denuncia a presuntos funcionarios que caen en conflicto de intereses o en actos de corrupción.
Más allá de que yo soy el primer convencido que hay miles de mexicanos con gran talento y disposición para aprender y demostrar con su trabajo que no importa que apellidos, grado educativo (en algunos casos), o amigos de quien sean deben de importar para tener acceso a una oportunidad de crecimiento, lo que ha pasado en el CONACyT desnudó un poco a la llamada cuarta transformación.
Les guste o no, el discurso de campaña de terminar con el amiguismo o el tráfico de influencias que usaron a lo largo de casi dos décadas se convirtió ahora en un arma de dos filos. Así como ello lo hicieron desde la oposición, ahora como gobierno deben entender que las mismas herramientas que ellos crearon pueden convertirse en su principal dolor de cabeza y que no siempre la retórica de héroes y villanos termina por funcionar tan bien.
Tip: “La fuerza de la opinión pública es irresistible cuando se le permite expresarse libremente”. Thomas Jefferson
Hace unos días, surgió en redes sociales un movimiento llamado las HijasDeLaMx, a través del cual, mujeres de diversas partes del país congregaron sus voces para hacerse escuchar en torno a diversos temas, y en pocos días lograron sumar un importante número de adeptos.
Sin embargo así como su crecimiento ha sido exponencial, también lo han sido los ataques en su contra, yo celebró su creación, y la suma de voces en torno a un proyecto porque en este México todos tenemos siempre algo que decir y algo bueno siempre puede salir de ello.
jorge.rosas.cuenca@gmail.com
Twitter: @Jorge_RosasC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s