#Opinión: BAJO LA ROSA

#Opinión:

BAJO LA ROSA

Por: Jorge A. Rosas.

En la antigua Roma, cuando había una reunión y en la puerta de la entrada se colgaba una rosa, los temas tratados eran confidenciales. (sub rosae).

  • La mitificación del poder político, el gobierno de un solo hombre.

  • El radicalismo puede ganar elecciones, pero nunca será la mejor forma de gobernar.

En México, desde hace siglos, el poder político se resume a la figura de un solo hombre, llámese tlatoani, emperador, presidente municipal, líder sindical, gobernador o presidente de la República.

Así entendemos la mayoría de los mexicanos el poder en el gobierno, porque si bien, nuestra Constitución establece la división en tres poderes, para quienes ejercemos el derecho al voto, eso pasa desapercibido generalmente y procedemos a elegir a nuestro gobierno a través de un sufragio único por la misma opción política.

Es decir, cuando votamos por un partido a nivel ejecutivo, generalmente hacemos lo mismo también a nivel legislativo o de ayuntamientos sin tener claridad en la orientación ideológica que tomarán en torno a los temas que realmente nos preocupan.

Sin darnos cuenta, damos así también continuidad a la tradición de encumbrar el poder de decidir en un solo hombre a través de las mayorías legislativas o de órganos colegiados de dirección de gobierno.

Hoy en México vemos reflejado con mayor auge este liderazgo y poder centralizado, que desde el pasado primero de junio, a través del discurso público, ya sea de manera simbólica o sustantiva, ha buscado por todas las vías devolver el principal peso de los reflectores a la figura presidencial.

Hoy, en este gobierno no hay mayor figura que la del mandatario nacional, el sale a corregir los errores de sus secretarios, es él, quien determina las acciones de gobierno, quien califica a los medios, quien palomea a los aspirantes a un cargo, y por supuesto, quien sale a los medios de comunicación sin ningún tipo de intermediarios.

Desde hace poco más de 100 días de este gobierno, Andrés Manuel ha querido descansar en sí mismo el peso presidencial y el de todo un gobierno, basado sobre todo en su gran aceptación pública que lo encumbró a ganar las elecciones del pasado año.

Sin duda una apuesta arriesgada, porque si bien, mucha gente coincide con sus formas, a nadie le conviene asumir como propio el desgaste lógico de toda una administración pública.

El presidente no puede ser omnipotente y omnipresente, porque tarde o temprano la complejidad de los problemas cotidianos, desde lo local, de municipios y estados terminará asumiéndola como propia.

Ningún país se arregla con una visión centralista, sobre todo porque si el poder no descansa en varios peldaños, la gente sólo ve a una sola persona a quien culpar de lo que no siempre sale bien por más buenas intenciones que se tengan.

El presidente no puede pasar por alto este tema, al final del día, con el paso del tiempo y con la lógica que tiene todo gobierno de bajar en su espiral de aprobación, el presidente también corre el riesgo de mermar su capital o liderazgo político.

El presidente ha querido encabezar a la llamada cuarta transformación, pero ha olvidado que el discurso de la polarización y el contraste que es muy eficaz en las campañas políticas no funciona igual en la agenda de gobierno.

Toda campaña política es una confrontación de ideas, de posturas, pero sobre todo de personalidades.

Es buscar desde una buena narrativa, la construcción de la personalidad de un candidato para contra restarla con la del otro, poner a alguien como el bueno o el malo, como el capaz o el incapaz.

Hoy, quien siempre se vendió como el bueno y el capaz de solucionar los principales problemas de un México tan complejo y sale todos los días a asumir esos problemas estén o no en su responsabilidad, porque el propio discurso de la polarización ha empezado a ser usado en su compra, así la figura presidencial se lleva los logros, pero también la responsabilidad de los problemas aunque al final de cuenta sean su culpa o no.

jorge.rosas.cuenca@gmail.com
Twitter: @Jorge_RosasC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s