#TALADROLITERARIO DESDE ADENTRO

#TALADROLITERARIO

DESDE ADENTRO

Por Eclécticus

El sonido dentro de la pared se ha vuelto más frecuente, estruendoso, diario… inquietante.
Federico hace la tarea y esos sonidos inexplicables no lo han podido apartar de sus obligaciones, aunque… Constantemente mira sobre sus hombros. Se ha quedado solo en casa, la familia salió al teatro y él, a pesar de ser amante de las puestas en escena, prefirió terminar su maratónico trabajo escolar, con estudio de por medio para su importante presentación del día siguiente y examen incluido.
Ha tomado la pluma ya hace tres horas y no ha dejado de escribir… Ésta ya ha hecho un surco en el dedo en el que se apoya, pero él no ha cejado en su objetivo de terminar esa misma noche.
Su habitación da a un pasillo largo y un poco obscuro en cuya pared hay un pequeño hueco… ¡Ese maldito agujero que siempre le ha causado escalofríos…! ¡Siempre se siente observado a sus espaldas…!
Cuando más concentrado está, el ruido de algo deslizándose dentro de la pared justo frente a su escritorio le hace detenerse por un momento… No… Debe ser el cansancio… Su mano está entumida… Pero la inspiración está… ¡No puede detenerse ahora…!
Mira fijamente justo el lugar donde cree haber escuchado ese molesto sonido… ¿Algo se arrastra dentro del muro?… Ja ja ja ja ja… No cabe duda que su mente, un tanto cansada le está jugando una mala pasada.
Continúa entonces con su labor, a la cual se ha adherido sin darse tregua ni pausa… Todo sea por seguir siendo el primero… ¡Si…! Siempre el número uno… No puede ser menos que eso…. Es un obsesionado del estudio… del conocimiento… de los porqués y… de las respuestas a esos porqués… La competencia siempre ha sido con él mismo.
Hay un dato que debe extraer de su guía y entonces… ¡Al fin se detiene…! Levanta los brazos, arquea la espalda y se estira como gato al sol… ¡Uuuummmhhh…! ¡Que deliciosa sensación!
Mira su reloj y ve con fastidio que ha volado el tiempo… ¿Qué no van a regresar sus padres y hermanas a la hora de la cena? Posiblemente cenen afuera… Vaya… ¡Qué gran oportunidad de seguir trabajando sin interrupción, ni ruido!
Se levanta y camina hacia la cama donde ha dejado su mochila en la cual está la guía de estudio… ¿Porque no previó y sacó desde un comienzo el instructivo para tenerlo a mano y no necesitar de esa “gran pausa” que ha interrumpido abruptamente su labor académica… Bueno… En un momento se recuperaría y retomaría el frenético ritmo que mantenía.
Abre el morral y de él saca un cuadernillo, lo mira, deja la mochila y regresa al escritorio con él en la mano… Cuando está a punto de tocar la silla con el trasero… ¡Un estruendo tras de sí lo hace brincar…! ¡Se han metido a la casa!… Otro golpe, pero esta vez a su lado derecho y… ¡Dentro de la pared!… ¡No, no, no…! Debe ser en la recamara de Elisa y Blanca… ¡Sólo eso me faltaba! ¡Están buscando en ese cuarto algo de valor!
¡Otro golpe pero ahora a la izquierda…! ¡Son varios…! ¿Sabrán que estoy aquí? ¡No… ya habrían venido a someterme…!
¡Un escalofrío de pies a cabeza y la espantosa sensación de ser observado por ese maldito hueco en la pared…!
Los cabellos de la nuca se erizaron y como una descarga eléctrica que lo recorre, cada vello de su cuerpo se yergue, haciendo totalmente física, la convicción de que alguien lo vigila desde ese hoyo de terror!
¡A que esperan desgraciados… ¡Aquí estoy… Ya los saben… vengan por mí…! Pensó alarmado y resuelto Federico… Silencio…
Ningún ruido… Solo el cortejo sonoro de una cigarra cantarina impide la total ausencia de sonido…
Luego repentinamente… El rumor de algo casi palpable arrastrándose por el techo… “Eso”, no pueden ser ladrones… Se dijo. ¡Se escuchaba como una poderosa serpiente deslizando su portentoso cuerpo alargado por sobre su cabeza…! ¡Ya, ya, ya…! ¡Concéntrate… Esto no está sucediendo… Es el cansancio… Tanto café… El stress… ¡Tenía que ocurrir tarde o temprano… Tanto forzar la máquina… No podía esp…!
¡Ahora el ruido llegó de debajo de sus pies… ¡ ¡Instintivamente los levantó… Sintió muy claramente como algo pasaba por debajo de él y se colocaba otra vez a sus espaldas…! ¡Justo a la altura del hueco en la pared…!
… No se atrevía a voltear… Sabía… Sentía que lo que estaba a sus espaldas, lo llamaba… Que lo urgía a virar el rostro… Y que… ¡No era humano!
La presión sobre su nuca se hizo insoportable… Respiró muy hondo y… ¡Volteó!
…¡En ese hueco pudo ver un espantoso ojo inyectado en sangre… Circundado por piel lacerada… Párpados desgarrados y putrefactos… ¡Que lo miraba con penetrante insistencia…!
¡De un salto se puso de pie tirando la silla por lo súbito de su reacción, para luego pegarse a la pared preso de terror…! ¡El ojo se mantenía fijo en él y de pronto… ¡Se escuchó un grito escalofriante, agudo y doloroso… ¡Que hizo encanecer su pelo en segundos….! Seguido de una segunda voz… ¡Una voz más parecida a un rugido bestial, que algo humano…! ¡Profunda y violenta…! Luego sintió un brutal y doloroso impacto en pleno rostro que hizo rebotar su cabeza en la pared y caer estrepitosamente al suelo y… Luego, el girar de la lámpara en el techo, todo su entorno fuera de foco… Borroso por las lágrimas provocadas por ese tremendo golpe en la nariz… Desconcertado y aturdido… Antes de perder el sentido pudo ver emerger del hueco de manera inexplicable, grotesca y espantosa a… ¡Un hombre de ojos flamígeros chispeantes y furiosos rojo escarlata, de silueta totalmente negra, cuerpo poderos y altura descomunal… ¡Y una gran cornamenta de… De macho cabrío! Este se paró justamente frente a su cuerpo caído… ¡Pudo sentir el calor del fuego emanando de él…! Acercó su infernal rostro a Federico y murmuró algo muy cerca de su cara, para… Acto seguido… Tomarlo por la solapa de su camisa y levantarlo en vilo… Se sintió dominado por una fuerza inconmensurable… Sus pies no tocaban el suelo… quiso gritar y solo salió de su garganta un leve lamento, el monstruo levantó sus brazos con Federico en ellos como si cargara una almohada de plumas de ganso y pudo sentir como su cabeza rozaba el techo de su habitación, cerró los ojos con fuerza … Pero no pudo evitar volver a abrirlos… Entonces miró al bajar la vista, esos ojos cargados de odio y rencor, de los más negros presagios que ya sentenciaban su destino… Luego lo bajó súbitamente y lo impactó contra el piso… Pudo percibir entre sueños ese atroz dolor al romperse varios huesos… En el suelo, demolido y aterrorizado, las fuerzas lo abandonaron y… no supo más… ¡Luego se sumió en la más profunda obscuridad…!

¡Federico…! ¡Federicoooo…! ¡No está en su cuarto mamá… ¡ ¡Aquí están sus cosas… ¡Mira… tiró la silla y dejó botado su trabajo… ¡ ¿Cuál será su prisa…?
¿Cómo que no está? ¡El nunca deja sus cosas desordenadas…! ¿Por qué no nos avisó que iba a salir? ¡No me explico su proceder! ¡Albertooo…! Viejo… ¡Ve a ver con Artemio si está allá en su casa! ¡Seguramente fue a traer algún libro o la información para terminar con su trabajo…! ¡Anda, no te tardes…!
…¡No vieja… Federico no ha ido para allá en todo el día! ¡Éste muchacho… carajo…! ¡Quién lo entiende…? ¡Deja de ir al teatro para terminar su trabajo escolar y… Luego lo abandona así nomás… Se está volviendo loco! ¡A ver qué explicación nos da cuando vuelva…!

Han pasado dos meses y tres días… Federico desapareció sin dejar rastro… Magdalena, su madre, parada en la puerta de la habitación del muchacho, mira hacia su escritorio que permanece igual que el día en que desapareció… ¡Todo en el mismo sitio! Se pregunta devastada el porqué de su decisión de abandonar abruptamente y sin lógica alguna su hogar y… Su vida… Sin siquiera una nota o algo que indique la razón… O su paradero.

¡Hijo…! ¿Por qué nos dejaste? ¿Por qué no nos dijiste cual era tu inconformidad… El malestar que te orilló a esto o tu conflicto con nosotros para irte nomás así y dejarnos… Dejarme con esta angustia y dolor que no me dan descanso ni un segundo…! Decía Malena sollozando sin poderse contener… ¡Hijo de mi vidaaa! ¡Regresa por piedad… La vida no es igual sin ti… Sin tu cariño y devoción por tus padres y hermanas… Por tu carrera… Por tu promisorio futuro…! ¡Hijito… Vuelve por favooor!
Luego caminó hasta su escritorio y allí se sentó en su silla… Su cómoda silla, en la que pasaba horas y horas incluso en ocasiones sin dormir para cumplir con sus sueños y acceder de esa forma a una mejor vida para él… pero sobre todo para sus viejos y sus hermanas. Ahora vacía… ¡Que grande se sentía ese espacio sin su cariñosa presencia!
Luego se puso de pie y súbitamente sintió la necesidad de levantar la mirada y… Ver hacia el horrible hueco en la pared…
¡Qué espantoso se ve ese hoyo en el muro…! ¡No sé por qué en todo este tiempo no lo pudimos tapar…! ¡Le voy a decir a Alberto que lo haga…! ¡A Federico le hubiera encantado ver su habitación… Ya si ese agujero… ¡Pero… Yo sé que pronto volverá y notará que tuvimos ese detalle con él… con… con…. ¡Y una vez más rompió a llorar…!
…¡Mamáaaaa! ¡Mamáaaaaaa! ¡Aquíiiiiiii! ¡En el agujeroooooooooo! ¡Por amor de dioooos…. Ayudameeee! ¡Gritaba desesperado Federico desde el interior del muro…! ¡Mirando con mortal angustia a su madre que no reparaba en su presencia…!
¡Albertooo… Albertoooo…! Parece que hay ratas dentro de la pared… se escuchan ruidos todo el tiempo… ¡Hay que ponerles veneno! ¡Cuando regrese nuestro hijo, quiero que vea la casa impecable… tan limpia y ordenada… que no quiera irse jamás!
Los gritos del muchacho de pronto cesaron… ¡De atrás de él surgía enfurecido el demonio de poderoso cuerpo enorme que lo miraba con demencial rabia… luego lo agarró de los cabellos y lo jaló con ira desenfrenada al interior del muro… Lejos del agujero… Solo se pudo escuchar como un lejano rumor que se confundió con el aullar del viento, el grito desgarrador de Federico siendo arrastrado por ese demonio de brutal violencia, sofocando con su represión salvaje, toda esperanza de ayuda… El osado que tuviera el atrevimiento de asomarse por el hueco… ¡Le esperaban los peores tormentos del averno…!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s