#TALADROLITERARIO ¿PERDÓN…? ¡AH…AH… SÍ!

#TALADROLITERARIO

¿PERDÓN…? ¡AH…AH… SÍ!

Por: Eclécticus

(Advertencia: Este texto contiene elementos descriptivos de sexualidad explícita, se recomienda discreción).

Oscar preparaba ese día el desayuno, se podía oír en la cocina el movimiento de trastos y cubiertos, utensilios indispensables para la elaboración de los alimentos matutinos… Gabriela, en la sala con las piernas sobre el sillón oye sin oír… Su mente está muy lejos de allí. Acerca el cenicero que colocado en la mesa de centro estaba un poco lejos de donde se haya, se estira y lo toma para depositarlo en el brazo de sofá, luego agarra su cajetilla, toma un cigarrillo y con el encendedor que estaba ahí mismo, lo enciende… Aspira profundamente el humo y lo mantiene unos segundos dentro de sus pulmones… Como si guardándolo de esa manera pudiera también conservar en su mente la imagen caliente y salvaje que la estremece aún… Luego exhala y deja escapar el humo, haciendo en el aire una caprichosa forma que luego se desvanece y la deja sumida en su ensoñación.
¡Maldita sea! Grita Oscar desde la cocina. ¡Gabyyyy…! ¡Me quemé con esta porquería de sartén…! ¡El asa está super caliente!
Gabriela no se da por aludida… Continúa en su mundo. Baja la mano izquierda hasta su sensible vagina y ahí la coloca… Cierra los ojos y suspira, luego lleva de nuevo el cigarrillo a sus labios y aspira sensualmente ese humo que la transporta al lugar donde hacía menos de doce horas sus sentidos habían sido exacerbados…
¡Carajo…! ¡Como quisiera tener alas y volar en ese momento al sitio donde él se encuentra y poder acariciar ese cuerpo de bronce que la enloquece…! Derramar hasta la última gota de sudor cabalgando esa montura provista de un ariete poderoso que embiste y arrolla… Que penetra y rinde a sus pies a su soberbia amazona… ¡Como quisiera!
La sensación de calor va subiendo rápidamente y un rubor sutil adorna sus mejillas que traicioneras, la delatan… ¡Mmmmmm…! ¡Cocinar lentamente su cuerpo entre las llamas de ese infernal deseo! ¡Es como hurtar un diamante de las vitrinas de exclusiva joyería…! ¡Un acto peligroso y lleno de riesgo… ¡Pero al mirar esa joya adornar brillante su dedo anular, sabe que el pecado ha valido por mucho, la pena!
¡Ataviada únicamente con su sexy tanga de hilo dental y la parte superior de su pijama desabotonada, la hace sentir bella y deseable… ¡Un manjar sexual para un degustador experto!
Coqueta desliza su mano bajo la tela de su sensual prenda íntima… Puede sentir el calor húmedo que irradia su rosado sexo… Aprieta los muslos involuntariamente y jugando un poco con el borde de sus labios vaginales abre los ojos y se cerciora que Oscar continúa su culinaria labor… ¡No hay moros en la costa! Sonríe con diabólica picardía… ¡Ese es su clandestino momento!
¡Mi amor! ¡En unos minutos estoy contigo…! ¡Esto está quedando delicioso! Anunció Oscar desde la cocina.
¡Ssssi… si… ¡Aquí te espero…! Gritó ¡Tárdate lo que quieras! Pensó luego la chica ya con uno de sus dedos jugando con el erecto pezón de su seno derecho…
El humo del cigarrillo le recordó que lo tenía en la mano y virando su cuerpo hacia el brazo del sofá lo depositó con suavidad en el cenicero para tener ambas manos libres…
Así comenzó a masajear sus senos con suavidad pasando por sus pezones sensibles y ávidos de ese roce enloquecedor la palma abierta de su mano derecha… ¡El mismo roce que él con lujuria y experiencia le daba a raudales a su hermoso pecho ansioso!
Luego, como sin darse cuenta, introdujo un dedo parcialmente a su cálido nido de amor que ya comenzaba a derramar su delicioso néctar… ¡Ese aroma sensual la derretía!
Lo comenzó a mover en pequeños círculos acariciando la parte superior y con esto llegar a tocar el enervado clítoris que le pedía a gritos atención esmerada. Oleadas de calor comenzaron a recorrer su cuerpo ondulante y un gemido, casi como un suspiro se escapó elusivo de sus carnosos labios… ¡Fue inevitable! ¡Salió de lo más caliente de su irrefrenable pasión!
Colocó sus dedos como tridente… Introduciendo el meñique y el anular dentro de sus labios sexuales y dejando el dedo medio libre… Y listo para atender los reclamos de ese alborotado y pequeño botón femenino que hinchado, amenazaba con llevarla al Olimpo ¡En viaje sin escalas!
¡El movimiento de su mano sobre los hirvientes senos comenzó a arreciar en intensidad de presión y fricción! Mientras que su vagina húmeda y en su punto, la acercaban más y más a un orgasmo casi idéntico al que su macho ilícito le provocaba cuando en cuatro punto, agarrándola por los cabellos con una de sus potentes manos y dando calientes nalgadas con la otra, obsceno la cabalgaba…
¡Las imágenes de sus escapadas se fueron suscitando una a una en su cabeza presa de esa fiebre pasional…! Se vio de pronto cabalgando a su atlético amante y éste de pie sosteniéndola de las nalgas con sus resistentes manos y con sus pantorrillas apoyadas en sus antebrazos, él caminando por la habitación de luz tenue con ella penetrada hasta la raíz… ¡Subiendo y bajando ayudada por esos fuertes brazos que la soportaban sin esfuerzo…! Luego se miró al girar su cuello en el espejo del resistente tocador, sentada… Con las piernas abiertas y levantadas hasta los hombros del ingenioso adonis morboso que en medio la empalaba por completo para luego, en un audaz movimiento ¡Juntar sus piernas en un solo hombro y maximizar las sensaciones ya de por si deliciosas…! Su mente voló un poco más allá y miró ese rostro masculino sumergido entre sus pierna lamiendo aquí y allá, encontrando todos los punto sensibles de su super sensible cuerpo rebosante de pecado carnal…
¡Volteando su rostro hacia atrás como lo hacía cuando ese hombre la embestía con fuertes y precisos golpes de pelvis…! ¡Con los ojos entrecerrados pudo mirar la cara de varoniles y hermosos ángulos con esa mirada de sádico sexual que la hacían empapar el miembro endurecido al máximo de ese amante perfecto! ¡La celeridad de la oscilante cópula imaginaria se acrecentó y entonces… ¡Estalló en un clímax demoledor que la hizo convulsionar y agitar su cuerpo sin control llevando su mano izquierda a la boca para de esa manera extinguir un grito salvaje y gutural que emergía impetuoso de su garganta tensa y presa del delirio sexual más intenso!
Después… Jadeando, poco a poco fueron desapareciendo las nubes con las imágenes perversas creadas sin esfuerzo, dando paso al humo del cigarro que casi consumido se terminaba en el cenicero… Su respiración al fin llegó a su ritmo normal y entonces con parsimonia tomó entre sus dedo lo que quedaba del cigarrillo y dándole la última fumada inhaló con serenidad ese humo que ahora la intentaba regresar al aquí y ahora…
Una enorme sonrisa de satisfacción apareció en su hermoso rostro y acomodándose la tanga y abotonando el primer ojal de su pijama se acomodó en el cómodo y amplio sofá…
Acto seguido apareció en la estancia Oscar… Llevaba en las manos una charola con el desayuno y sonriente la invitó: ¡Mi vida… ven vamos al desayunador…! ¡Esto ya está listo! ¡Te vas a chupar los dedos!
Gabriela mirando a la nada alcanzó a entender lo último que le dijo su comedido esposo y regresando de donde estaba respondió: ¿Perdón…? ¡Ah… ah… si…! ¡Vamos querido! Y caminando con sexy andar, la bella Gabriela siguió a la mesa a Oscar… ¡Su rostro conservaba aún esa maliciosa sonrisa!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s