DESCARTA IMAS DE NAUCALPAN DAÑOS A LA SALUD POR TERMÓMETROS INFRARROJOS

DESCARTA IMAS DE NAUCALPAN DAÑOS A LA SALUD POR TERMÓMETROS INFRARROJOS

El uso de termómetros infrarrojos para medir la temperatura corporal no representa un riesgo para la salud de la ciudadanía, informó el neurocirujano Eduardo Vázquez Celis, director del Instituto Municipal de Atención a la Salud (IMAS) de Naucalpan.

Luego de que autoridades municipales anunciaran la reactivación económica de la demarcación, entre las disposiciones sanitarias se encuentra la medición térmica a la ciudadanía, sin embargo, en redes sociales circulan rumores sobre los supuestos daños por el uso de termómetros.

“No pasa nada con el termómetro frontal. Son sensores, su función es detectar cierta cantidad de calor que emite el cuerpo humano, están calibrados para ello, para que midan, registren o sientan la temperatura corporal de una persona. No emiten rayos que atraviesan el cráneo y mucho menos matan neuronas o dañan la retina ocular”, aseveró.

Un síntoma característico en pacientes contagiados de COVID-19 es la presencia de fiebre, por ello, ante la propagación del SARS-CoV-2, el monitoreo del calor corporal se ha convertido en un protocolo de seguridad fundamental para detectar nuevos casos.

La utilización de termómetros infrarrojos se popularizó con la llegada del nuevo coronavirus, no obstante, en la práctica médica es un ejercicio cotidiano desde que en 1984, David Phillips desarrolló el termómetro de oído infrarrojo.

Debido al riesgo de contagios por la nueva cepa, el sitio ideal para registrar el nivel térmico es la frente.
Vázquez Celis explicó que el calor del cuerpo no es uniforme, la variación entre una extremidad a otra puede ser de uno o de dos grados, dependiendo del flujo sanguíneo.

“Los termómetros frontales están calibrados a la temperatura que emana de la cabeza de una persona, es decir, miden la temperatura de la frente. Si se coloca en la muñeca, la mejilla o el brazo, no sirve de nada, ya que registrará una medición errónea, habrá una variación de uno o dos grados”, aseguró.

El calor corporal normal oscila entre los 36º y 37º C, a partir de los 38º hasta los 39.5º se considera fiebre.

El neurocirujano destacó la importancia de colaborar en la implementación de estos protocolos, ya que además de evitar contagios, permiten detectar otras afecciones que no necesariamente están relacionadas con COVID-19.

“El uso del termómetro forma parte de las medidas implementadas para detectar a tiempo personas portadoras del virus, pero no solo se trata del coronavirus, podemos identificar cualquier otra enfermedad que está generando fiebre, como una gripa normal, una gastroenteritis infecciosa, o un problema metabólico”, señaló.

Finalmente, Eduardo Vázquez Celis hizo un llamado a la ciudadanía a mantenerse informada, consultar solo fuentes verificadas o especializadas y no difundir noticias falsas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s